Crecer con mascotas ayuda a reducir alergias

Cuando nació mi primer hijo era una mamá muy joven y aprensiva, quería alejarlo de todo lo que creía que podría afectarle, tirar muñecos de peluche para evitar alergias era algo que solía hacer cuando alguien le regalaba uno. ¿Mascotas en casa?… ni soñarlo, me parecía completamente antihigiénico que mi hijo gateara por el mismo lugar donde caminaba el perro, evitar llevarlo a casas donde había gatos o perros formaba parte del manual para ser una buena madre que yo misma había creado, sí, esté manual debió llamarse “Manual de la mamá aprensiva” pues lo único que logré entre otras cosas, fue crearle miedo a los perros, y alergias que a la fecha aun padece.

Diferentes estudios indican que la convivencia diaria con mascotas no es tan mala como pensábamos hace algunos años,

La investigación, que publica la revista estadounidense Pediatrics, señala que los niños que conviven con perros tienen menos riesgo de sufrir cierto tipo de infecciones a los oídos o problemas respiratorios (tos, rinitis y fiebre)

El estudio se realizó con 397 bebés de entre 9 y 52 semanas de edad. Sus padres los llevaron cada semana, durante un año, para que los médicos analizarán su estado de salud. A finalizar el estudio, los datos señalaban que los niños que convivían con perros o gatos tenían un 30% menos posibilidades de presentar síntomas de infecciones respiratorias y un 50% menos de sufrir infecciones de oído.

Un bebe que convive con perros ayuda a fortalecer el sistema inmunológico del pequeño, el ejercito natural de anticuerpos se rearma, es decir, el niño crece más fuerte y más protegido frente a las infecciones y enfermedades.

Creo que la ciencia no se equivoca, hace 14 años no contaba con esta información, mi hijo comenzó con problemas de asma desde los 3 años, a los 5 años le diagnosticaron rinitis y a sus casi 15 años se encuentra en la etapa final de esta enfermedad alérgica que lo ha tenido con tratamiento homeopático desde los cinco años.

No se si las cosas hubieran tomado un rumbo distinto si le hubiera permitido convivir con animales, lo que sí sé, es que no pienso arriesgarme de nuevo, con mi bebe hago todo lo contrario, ella ha convivido con nuestros perros desde que nació, se han convertido en grandes amigas, bambina, la más pequeña, la ha enseñado y motivado a gatear.

Y tú, ¿Qué opinas de este tema? Comparte tus experiencias con nosotras.

 

Paulina Martínez

 

 

Leave Your Reply